Somo ciclistas, no delincuentes